Como el gaming cambió mi vida

Tiempo atrás, el hablar sobre videojuegos, siempre era visto como una actividad para niños o personas que no tenían nada mejor que hacer, y muchas veces aún se lidia con eso, pero en mi caso, puedo decir que gracias a los videojuegos, llegué a conocer excelentes personas y me ayudó a moldear carácter en algunas cosas que puedo decir han sido positivas en mi vida.

Ejemplos puedo dar muchísimos, pero en esta ocasión me centraré en dos juegos que sin problema puedo decir que cambiaron mi vida, desde hace ya más de 15 años: Counter Strike y Starcraft.

¿Como es que un par de videojuegos me afectaron de forma positiva? Para los que no lo conozcan, Counter Strike es un juego de Terroristas vs Anti-Terroristas, tiene diversos juegos, pero el más popular en el juego es donde los T’s tienen que plantar la bomba y los CT’s (Counter-Terrorist, por sus siglas en inglés), tienen que desactivarla, o bien, eliminar al bando contrario si la bomba no se ha plantado.

Este juego fue un gran exponente de los e-Sports, donde tenías que jugar 5v5, y yo al jugar mucho, poco a poco empecé a encontrar gente con los mismos gustos y “pasión” por desvelarnos hasta tarde para jugar un round más…

Pero aquí lo importante no era jugar por jugar, sino que para poder ganar, tenías que pensar en estrategias, tener comunicación, habilidad para cambiar de plan a medio camino, reflejos, aguantar la presión… se que muchos dirán que esto no es posible, pero es algo que ofrecen los videojuegos.

El jugar de esta forma, me hizo conocer a varias personas, pero con las que más jugaba, decidimos hacer un equipo y eso sin duda nos llevo a convivir más, así conocí excelentes personas, pero eso mismo nos hizo ir a torneos para probar que no solo estábamos por diversión.

Nunca faltaba espacio para jugar…

El jugar en torneos fue como nuestro “más alto escalón”, donde íbamos a ownear aunque muchas otras veces nos terminaban owneando a nosotros, nos enojabamos, nos poniamos felices, tensos, muchas cosas pasaban por nuestra cabeza, pero eso nos hacía mantenernos unidos y entre todos pensar en alguna forma de resolver lo que teníamos frente a nosotros, y en algunas ocasiones la genialidad de alguna persona era lo que nos daba la victoria, o la derrota…

Podría definir que el trabajo en equipo fue algo que me dejó este juego, el que como equipo podemos resolver los problemas y apoyarnos unos a otros.

Como les mencione anteriormente, no solo fue CS algo que impactó mi vida, también Starcraft lo hizó.

Este juego de estrategia, donde 3 razas se disputan la supremacía del sector Koprulu, necesitas pensar en como derrotar al enemigo, donde sin duda puedes aplicar la estrategia de no somos machos, pero somos muchos, y destrozar a tu enemigo por simple fuerza, pero si el enemigo era más lista, con pura inteligencia, podría pegarte donde te duele, y dejarte muy mal parado, y llevarte a la derrota.

SC te hace pensar, tienes que controlar tu economía (obtener recursos para hacer crecer tu ejercito) y saber como emplear estos recursos, además, buscar por donde puedes atacar a tu enemigo y hacerle el mayor daño posible. A su vez, tienes que ver que tipo de unidades esta sacando tu enemigo para contrarrestarlo con tus propias unidades.

Pero esto no solo te llevaba a la victoria, el control de tus unidades en la batalla también es fundamental, posicionarte y atacar, retirarte cuando no estas en la mejor posición, decisiones que tomar rápidamente o verte derrotado sin siquiera saber como sucedió todo.

Aunque con este juego también puedes jugar en equipo, su característica principal son los juegos de 1v1, por lo que solamente tu tenías que decidir rápidamente y actuar.

Con estos dos juegos, tuve muchos desvelos, enojos, alegrías, pero lo más importante, es que me hicieron conocer personas que hasta la fecha, puedo seguir llamando mis amigos.

Ya para terminar, les dejo un clásico que incluye dos cosas que me gustan mucho, Counter Strike y Iron Maiden.

Gamer desde la cuna y desarrollador web desde que descubrí que estar frente a una computadora me daría para comer.